martes, 26 de agosto de 2008

Reflexiones del pecado.


Reflexiones del pecado.

El pecado invade la carne y fluye en acciones.
El pecado no distingue razones, ni edades, ni flores mucho menos ranchos.
Contamina la sangre y el sueño, la lengua y los ojos, escupe oídos y ensombrece la mente.
Este bicho es un agujero en el camino, un alfiler en los dedos, una treta legal.
Se convierte en una nube gris que tiende a ser negra, es una tormenta muda, en reposo y lista para mojarte en sufrimiento.



Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

2 comentarios:

Denise Phé-Funchal dijo...

El pecado es una dulce fantasía, siempre que no pase de eso... ¿o depende del tipo de pecado?

Cristian Mejía dijo...

Dulce fantasía. El tipo de pecado depende de la severidad de la condena. Que temita filosofico. Voy por mis aspirinas, !regreso!