domingo, 30 de noviembre de 2008

Fundación Mirna Mack, su certamen y Mariano Cantoral su ganador.!Olé!


Hace algunos días, hice referencia a la obra de un novel poeta guatemalteco: Mariano Cantoral. Hoy llega a mi saber una noticia muy agradable por ser mi amigo, por su corta edad (20 años) y porque su poesía es de muy buen nivel. Mariano Cantoral fue declarado ganador del Concurso de poesía convocado por la Fundación Mirna Mack en su versión 2008, con el poema titulado "PEDAZOS DE PESADILLA" . El poema antes mencionado es una belleza, una lanza con punta de oro, un anillo de compromiso y obviamente un poema ganador. Felicito a Mariano por su compromiso con las letras y por ser insignia joven de este movimiento que personalmente no se si sea de “post-guerra” si no de otro tipo de movimiento que traslada al papel los horrores y las malas suertes de vivir y sobrevivir en este país. Considero pertinente no publicar el poema en su totalidad pues asumo que los derechos son reservados a la Fundación Mirna Mack, pero para no fallarles les dejo con algunos versos a lo “Teasing”. Disfrutenlos.



*“Y veo incluso que tan amorfas/ Pesadillas
Dan pánico/ como la pesadilla mía: “que sudo en hospitales sin pastillas”
Es tan igual, diario, asimilado, global
Como cuando alguien se tatúa “AMOR” en un brazo
Y no da ni un beso ni un abrazo”



* Atisbados
Por un par de sospechosos/ Camuflajeados,
En los rastrojos/ de un pantano independiente





Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

sábado, 29 de noviembre de 2008

Nuestro Diario y sus portadas a lo Extra


La escena de horror y salvajismo que Nuestro Diario exhibió con complicidad cavernícola a todo el país la semana pasada me ha estado dando vueltas en la cabeza.
Cabeza y cabezas, decapitadas en un penal. El titular “Masacre en cárcel”(nov.,23,2008) es un preludio, una probadita de lo que llegara a tu retina en pocos instantes, la foto de la portada exhibe a nueve reos compartiendo la escena con cinco cabezas de otros cinco reos. Me llamo la atención la forma en que un niño se reía de la foto en el puesto de periódicos, como si fuese un juego o una gracia. Me pregunto si esta mi sociedad ya esta en ese punto donde los sentimientos se “curten” y ya no se siente nada por tanta barbarie. Debo de confesar que yo también dije para mis adentros “menos mal, cinco menos”. Y claro que no eran unos angelitos, algunos estaban acusados de homicidios. Pero a lo que voy, Nuestro Diario se a convertido en otro “Extra o Alarma” de esos medios que les importa un bledo que un niño este en contacto con la portada o que la sociedad se desensibilice por las imágenes que son crudas ( claro reales también) pero que deben de ser tratadas con algún código ético. Todo esto por el dinero y por vender mas ejemplares.
Ya de por si ese medio deja mucho que desear, en su contenido y de su que hacer periodístico y a eso se le agrega esta barbarie de fotos. Ojala se dedicaran mas a reportar y confrontar a la tirana burocracia y a ser los ojos y la voz del pueblo en lugar de provocar el morbo y hacer de esta pesadilla que vivimos una fuente de ingresos a caudales. Ojala empiecen a tomar conciencia y nosotros a comprar menos ese medio. Que vergüenza.




Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

lunes, 24 de noviembre de 2008

Mucha tele!



te cocieron la cabeza con
regalitos, con billetes
te encasillaron en una jaulita dorada
de ligeros lujos y vanos caprichos
encerraron tu mente,
la ataron al cimiento del desperdicio
tus ojos, lindos ellos
ya no vieron ni a los árboles, ni a las flores,
se acostumbraron a la luz de la caja eléctrica,
la de cristal,
la cóncava
la plana
la LCD
la HD
se murió tu imaginacióncomprando, gastando, y consumiendo



@ Against tv! picture by Tomislav Moze, born in Croatia and an art student at Zagreb Art Academy.



Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

domingo, 23 de noviembre de 2008

las cosas son de colores...




esta puta gente no entiende
que la vida es breve
que las balas matan
que la vida no es un jueguito,
esta gente no entiende
que el mundo se muere,
con tanta estupidez
esta gente no quiere entender
que las cosas son de colores.






Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

sábado, 22 de noviembre de 2008

Lo que tengo y no tengo


Tengo cuentos para contarte
Tengo sueños para revelarte
Tengo canciones para cantarte
Alguno que otro dibujo para enseñarte
También tengo rutinas para hacerte reír
Tengo tiempo para ti
Tengo amor para ti
Tengo tanto para ti
Alguno que otro duende para asustarte
También tengo la luna
Tengo las estrellas encerradas en un cofre
Tengo cartas para leerte
Tengo mis manos para darte caricias
Tengo mis ojos para que veas mi alma
Tengo tanto.
Alguno que otro arcoiris para hacerte reír
También tengo ríos y playas
Tengo colores para pintar tu vida
Tengo esperanza en la boca
Tengo amor para darte
Tengo un vacío en el corazón que solo tu mi niña llenaras.




@ foto por Nicolas Valentin un master de la fotografía.
Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Recordando vientos de noviembre


Éramos amigos, ella me lo juraba y su mirada simplemente me lo confirmaba.
Caminábamos los mismos caminos, lucíamos la misma sonrisa y nos valía poco la vida cuando nos sentábamos a ver los atardeceres. Las familias, nuestras familias no existían en esos instantes, los problemas si lo habían se disolvían al platicar. Resolvíamos problemas mundiales, enfermedades incurables, intrigas políticas y coincidíamos en que el azul marino era nuestro color favorito. No existía el individuo en esta historia, éramos solo uno. El viento bautizaba nuestras caras y mojábamos nuestros labios en ganas. Nuestras manos jugaban rutinas de dedos, cada uno de ellos se conocía, las palmas de las manos marcaban una
“M”, igual para los dos. Coincidencias de la vida colocarnos en el mismo infierno y en el mismo cielo. Me gustaba su pelo lizo, negro y su riza de estrella, su cabeza llegaba justo a mi hombro. Nos abrazábamos en la oscuridad mientras tomaba sus manos, besaba su cuello y ella me susurraba alguna gracia. Nos vimos un tiempo a escondidas y otras veces su habitación cubría la intensidad del sol. No había nunca frío y los noviembres de vientos se hicieron de primavera. Como no recordarte en las tardes de noviembre si estas allí con el viento y aun siento tu cabello entre mis manos y tu olor a fragancia francesa. Tú allí y yo acá jugando con mi cabeza desarmando recuerdos que cada día son menos y de menor intensidad. Allí tú y acá yo.


Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

martes, 18 de noviembre de 2008

Church- gay- sex- celibacy and phedophilia.

And I quote:

The Roman Catholic Church requires its priests to refrain from any sexual relationship, whether heterosexual or homosexual.. So one might think that sexual orientation of any aspirant for the priesthood would be a non-issue especially in light of the distinction the church has drawn between homosexual conduct, which is considered sinful, and homosexual orientation, which is not.

Recently The Vatican issue a statement reemphasizing that even chaste gay men are to be barred from the priesthood. Never mind that large numbers of gay priest- (estimates range from 25% to 50%) already serve the faithful with most adhering to their vow of celibacy.

The Vatican’s hard line against chaste gay priests seems to be inspired by the condemnation the church justly received for its passive response to the sexual abuse of minors
(most of them male –by the way!!!!!) by some priests.

Pope Benedict XVI conceded during his visit to the United States this year that homosexuality isn’t the same as pedophilia. That statement was rebuke to conservative Catholics, and others, who have attempted to equate the two.

@LA Times Third Editorial Monday November 17,2008
(paper edition)

This is another reason why I don’t go to church in a very long time.


Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

domingo, 16 de noviembre de 2008

Estos sueños que tenia se volvían pesadilla


Estos sueños que tenia se volvían pesadilla,
los escenarios rápidamente cambiaban mientras yo encarnaba la misma actuación.
Soy buen actor según la vida. Y sigo dormido en esta pesadilla.
1.-
Camarones, pescados, algas y demás salsas inundaban mi cabeza,
Me enredaba en un Nautilus y la presión hacia estallar mis tímpanos
Allá abajo en el fondo del mar, el azul se pierde en oscuridad y el sonido se acaba, el mundo se acaba y la gloria es nada. El vacío total en este mundo se encuentra allí.
A veces se le ocurría a un pez ciego chocar con mi coraza, de la cual ya no recuerdo el color. Nada de peces grandes, nada de peces de colores, nada de belleza.
2.-
Me enterraron vivo, con traje y anillos. La oscuridad me ahogaba y mis rodillas no flexionaban, mis brazos también se resistían mientras el vapor de mi propia respiración preparaba mi verdadera muerte. ¡Relájate! me decía, mientras sangraba mi frente al golpearla con la madera, dejaba ya de implorar y la maldita caja no se abría. Mojaba mis labios en agonía y la urgencia me daba nauseas.
3.-
El ladrido lo llevaba en la espalda. Esa bestia de ojos rojos y pelo grueso me perseguía. Yo corría como el viento y saltaba como gacela a punto de ser cenada, almorzada y desayunada. El camino nuca se hacia corto y mis fuerzas se agotaban con cada zancada, jugamos a eso un kilómetro o una hora y en el ultimo segundo en mi cuello se trabo.
4.-
La paranoia palpitaba en mi ser. Los ojos, mis ojos miopes transformaban las sombras, mis sordos oídos tergiversaban los sonidos transformándolos en arcoiris de emociones. Veía ratones pasar, trepar paredes, arañas saltar, tejiendo mansiones, hormigas marchar, ejércitos combatir. Escuchaba el crujir de la madera, el rechinido del metal no lubricado, los huesos quejarse, sirenas cantar, y a un gato negro devorase a mi pez dorado.
5.-
Volar como un pájaro, caer como una pluma. Temerario como soldado emocionado me lance del avión, el instructor dijo cuente hasta 20 y jale de la cuerda, apriete los dientes y junte los brazos , prepárese para flexionar con fuerza al topar con la tierra. Conté, conté 10,9,8,7,6,5,4,3,2,1 tiré de la cuerda y me prepare para amortiguar, apreté los dientes y levante la cabeza, nunca tope tierra, pero sentía cierta humedad.

6.-
La enfermedad define a la salud. Caí en cama, fiebre, vómitos y hasta convulsiones afectaban mi ser. Perdía peso, no dormía, amarillo, blanco y a veces rojizo mi piel advertía. Pastillas de todas formas y de todos colores, doctores, enfermeras, análisis y pruebas. Moria y me revivían no me dejaban sanar. El cuarto frío y la sirena de la ambulancia estaban metidos en mi cabeza, sudaba y nada. Nada cambio hasta que volví a enfermar.



Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

sábado, 15 de noviembre de 2008

Mariano Cantoral se toma un descanso del mundo virtual.

Mariano Cantoral decidió tomarse un descanso, un tiempo libre para volver a encaminar su blog. Los sitios MAS QUE EXPRESO, DIA DE MUERTOS Y ES TAN DIFICIL, blogs que maneja Mariano, estarán inhabilitados por unas cuantas semanas. Personalmente espero que no sea por mucho y que siga compartiendo su talento y su inspiración en este mundo virtual. Esto me lo comunico el día viernes via e-mail. Así que la próxima vez que se dirijan a uno de estos blogs y encuentren el : "LECTORES INVITADOS" no se molesten porque solamente prepara el material para su “segunda etapa”.

PD. Volverá.

Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

jueves, 13 de noviembre de 2008

La violencia no me dejo dormir.




Ayer por la noche dormía de lo mas placentero, estaba cansado. Me despertaron un par de balazos, los escuche talvez a dos cuadras de mi casa. No me altere y le agradecí al creador estar dormido en mi cama y en mi casa. Unos segundos mas tarde nuevamente disparos esta vez fueron mas y tan cerca que ahogaban su propio sonido. Luego de ocho o diez disparos escandalosos y malasangre las ondas expansivas se diluyeron en la noche, el silencio llego en ola e inundo las calles cercanas. Me levante y de igual forma el resto de la familia. Mi tío saco su pistola y mi abuelo saco de su ropero su vieja escopeta de dos tiros. Mi papá fue el que se atrevió a ver por la ventana el resultado de tan tremendo intercambio de plomo. Llamo a mi tío y le susurro, luego se regó la noticia con las mujeres de la casa. Dos cuerpos tirados en la esquina de la casa yacían enterrados en la oscuridad y el silencio de la noche. Mi mamá llamaba a la policía mientras mis tías le llamaban a la vecina por celular. La noche estaba fría y la lluvia de la tarde había creado una asquerosa mezcla de lodo, basura y piedras, que cubría los adoquines. Una hora después exactamente llega la policía, con sus luces altaneras aviso su presencia. Salimos todos los vecinos al mismo tiempo y una muchedumbre de vecinos en pijamas y batas de dormir rodeaban la escena. Mientras los policías indagaban por los hechos y colocaban la banda amarilla de policía-policía, los niños jugaban y los adultos formulaban sus hipótesis. Entrada ya el alba hizo su arribo el Ministerio Público y empezó con las medidas, la búsqueda de orificios de entradas, de cascabillos y de tanto otro dato. Luego las fotos y por ultimo el acta. Levantaron los cadáveres y se fueron. Volvimos todos adentro, desvelados, consternados y con el malestar en el estomago de ver tan sangrienta escena. Me acosté y luego el despertador, desayune, me bañe y me cambie, salí y la vida seguía igual, exactamente igual como la había dejado hace unas horas. La sangre se confundió con el lodo y la basura y la gente confundía la paz con la guerra y la guerra con la paz. Busque en la Prensa Libre el hecho y no lo encontré pero si encontré la falta de verdadero periodismo y hasta me puse a pensar si no estará este medio, metido en amores de amantes con el gobierno actual. A ver que sorpresas nos trae esta noche.


Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

martes, 11 de noviembre de 2008

cabezas y pistolas


En la cabeza
La pistola
En la espalda
El escalofrío
En las piernas
La misma pesadez
En el animo
El desanimo
En la monotonía
El color gris
En el beso
El temor
En la sangre
La paranoia
En los ojos
El crimen
En el cuello
La soga
En la mano
Las cadenas
En los años
Las profundas cicatrices
En los oídos
Los tristes sones
En los poemas leídos
La penitencia de un pueblo
En el estomago
El hambre imperdonable
En la primavera
El invierno mas miserable
Y allí junto a la lluvia
Una guerra que no para
Cientos de nubes cargadas de plomo
Miles de truenos mudos
Un estéril pariendo demonios
Una guerra llamada paz.



Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir

sábado, 8 de noviembre de 2008

Tabletas de verdad.

Tabletas de verdad

@ Esa manía del guatemalteco pobre de tener hijos y hijos esta llevándonos a ser un país más y más pobre.( Gracias por su contribución. 1 ó 2 suficiente)

@ Ayudar es bueno es noble, regalar y robar eso es deplorable. (Para la Evita Chapina)

@ Hasta donde ayudar, y hasta donde llega el aprovecharse. ( pongamos limites)

@ Solo la educación debería de ser gratuita. ( en todo nivel)

@ Solo un pueblo educado puede tener esperanza.( para poder reconocerla)

@ Un pueblo con hambre es un pueblo sin paz. ( no se quien lo dijo pero tenia razón)

@ Afuera de nuestros techos llueve tristeza, gotas de sangre lo confirman.

@ Ignora la situación, así es más bonita la sorpresa. Cualquier día te toca.

@ El silencio es la confesión de la ignorancia. ( por eso no protestamos)

@ La corrupción es una enfermedad tan similar a la adicción a la coca o heroína.

@ Las pandillas son compuestas por elementos irracionales que se oponen a la evolución.

@ Los derechos humanos son solo para los humanos.

@ Y en Guatemala: ¿Cuando termino la guerra?

@ ¿Socialismo? … si ni siquiera podemos con la demo.

@ Ya prohíban las armas, déjenselas a los policías y a los soldaditos.




miércoles, 5 de noviembre de 2008

E-book Sugerencia: "Es tan difícil" de Mariano Cantoral.

"Todos cabemos en un verso” Mariano Cantoral.



En esta dimensión tan variable y negativa en la que tristemente amanecemos vivos, la esperanza revolotea por doquier.Mariano Cantoral, un joven y noble poeta guatemalteco nos confía en el presente poemario en formato “e-book” una serie de pensamientos hechos poema. El tema principal en esta presentación es el de la imposibilidad de realizar tantas acciones que nos llenan de placer, de gozo y de leves o perennes alegrías. Las dificultades son como elevadas paredes lizas que nos limitan de un mundo mejor. Estoy seguro que el lector se identificara en algún momento con las situaciones que son tan cotidianas y posibles en esta Guatemala o en cualquier parte donde transite el desespero de la afligencia personal o social.Debate el contenido entre la imposibilidad de ser-hacer y reconocer los imposibles. Las situaciones a veces comparativas y a veces crudas están engolosinadas de originalidad dando al lector un momento de lectura agradable y de regocijo intelectual.Convido este banquete de versos ilustrados, con usted lector, deseándoles que no les sea “TAN DIFICIL” el disfrute poético que les ofrece Mariano Cantoral.

@ Leelo en : http://estandificilgt.blogspot.com/







Cristian Mejía en el siglo del terror:
Imprimir