lunes, 12 de mayo de 2008

Tolerancia vuelvete rabia-enojo-o piquete de mosquito.


No soy nada belicoso, pero de vez en cuando me enojo sin remedio ni miseria.
El enojo flota como nube negra, que acarrea agua y que con cada nube que se adhiere se hace mas oscura y mas pesada. En cualquier momento revienta la tormenta y la tempestad cae con fuerza y a una voz con el agua.
La tolerancia es una inmensa bolsa donde se guarda aquello que no va con la manera de pensar, aquello que no es de tu gusto, aquello que es injusto, imagínense todo aquello que te causa malestar.
Mantener esa bolsa en buen estado,( hablo de flexibilidad, tenacidad, elasticidad)es solo fruto de la educación y del buen uso de la razón. (porque el ser educados no significa que seamos finos de trato o noble)
Voy a esto por tantas cosas que en nuestro diario vivir suceden, aquellos atropellos a nuestra paz individual, a la que somos expuestos diariamente en Guatemala.
Definitivamente los guatemaltecos tenemos tolerancia en demasía.
Aguantamos mucho, tanta injusticia, tanta penuria (no todos que conste que hay un grupo, reducido pero hay) tanta escena de terror, tanta corrupción, prepotencia y para que hacer la lista mas grande, suficiente con los que menciono.
Acaso no somos ejemplo de total tolerancia. Vemos el ejemplo de otros países de Latinoamérica, Europa y Asia que se manifiestan en las calles, en los blogs (bitácoras) y en tantos otros medios y de tantas otras formas en contra de aquellos estímulos que les molestan su paz individual y colectiva.
¿Y aquí que paso? Exponer no es lo mismo que manifestarse.
¿Por qué nos quedamos callados? ¿Hasta donde llegara la tolerancia y cuando empezara el enojo?
No somos bélicos pero la bolsa se va llenando y son muchos los que contribuyen a que se llene la bolsita. Algún día el orgullo la reventara y bañaremos a Guatemala con una nueva sociedad. (La esperanza esta allí)



1 comentario:

Yo Creativo dijo...

Cristian, hola, gracias por tus comentarios de SuperWonder.

Con respecto a tu articulo, creo que la mayoria de veces somos tolerantes es porque somos cobardes, algunas otras lo somos porque protejemos a alguien que amamos.