martes, 27 de mayo de 2008

El borracho vive en otro mundo, en su mundo.

Monólogo.


Te juro que ya no bebo mas.
Te lo prometo, pero lo hago por mi bien,
Eso de levantarme pasadas las 10 de la mañana con la nausea en la lengua, con ese tambor batiéndose sin pausa en mi cabeza.
No, yo ya no aguanto mas.
La nausea esta allí todo el día, la sed es intensa y ahora… ya me invadió el estomago este miserable dolor.
Ya no recuerdo como empecé con esto de la bebida.
Tuvo que haber sido en uno de esos festejos de fin de semana, con los fingidos amigos, con los familiares y sus quince años, bodas y aniversarios.
Lo que no recuerdo es cuando empecé a beber solo, sin compañía de ningún tipo.
Yo era jovial lo recuerdo, la risa la escuche por mucho tiempo, a toda garganta.
Pero ya no esta, también me dejo, mi propia imagen me dejo, ya no la veo en el espejo, ¿ Donde fregados quede? Y la risa , mi risa, también me dejo.
Lo que no me deja y me sigue, media vez tenga unos pesos, unos centavos es mi botella, mis cervezas, mis mezclas. Pero me dejan para descansar para hacerse mas ligeras, mas débiles, para retomar libertad.
¿ Estarán buscando mi sonrisa? Yo la tengo, Alcohol ven conmigo que yo tengo la risa.
¡Huuu!(quejido) Me duele, les juro que me duele, es un cuchillo que me arranca el suspiro, Mi estomago es menos hombre que mi vicio, dependo de el y mi hígado también.
Ya me dijo el doctor.
Ese día que mi madre con lágrimas en los ojos y con un leve llanto me llevo a rastras al consultorio del pueblo. Me dijo y recuerdo: “Si seguís así te vas a morir, tu hígado se esta quejando y tu gastritis probablemente sea ya una aguda ulcera.”
No me importa, me calme no mas de 5 días, luego regrese y fue como volver con el amor de tu vida, fue como encontrar un vaso de agua en un extenso desierto.
Y de allí no he parado, voy buscando por la calle monedas, billetes si la gracia me ayuda para poder comprarme algo, con eso seguro que se me quita este dolor que me hace sudar, Si no encuentro nada, yo vergüenza ya no tengo. Creo que se fue con mi risa. Así que ayúdame, dame unos centavos, te prometo que después de esto ya no bebo mas.









2 comentarios:

zcgt21 dijo...

Lo que lei me dejo un sabor de "deja vu", hace cuatro días me sentia acompañado por la botella de whisky y de tequila que tenia para celebrar la graduación de un amigo vi la botella y dije para mis adentros esta resaca sera de ensueño me arrepiento despues de beber y todo los malestares que conlleva este mal sano hábito.

TaChO dijo...

Jajajaj eso si esta bueno vz a mi me a pasado, y creo q a muchos q despues d la parranda t da una goma y decis mucha no vuelvo a chupar...al sabado siguiente t pones bn raja otra vez jajaja.