domingo, 6 de abril de 2008

El tren y la estacion.

El tren y su estación.

La tuerta encarcelada en su media vista
el cojo de paso en salto en su medio andar
Las palomas gorgotean mientras el vuelo las pudre.
Pestilencia de un rincón de amoniaco,
de orines viejos, de cagadas medianas.
Cara y cara, viejo y joven esquivando
a la competencia. ¡Desleal!
Ráfaga que se acerca, luz que se mueve directo
vertical en un plano horizontal.
Diversos colores, matices vivos, cambiantes.
bajan, suben, avanzan encerrados, temblando con miedo
al meneo veloz del imprevisible futuro.
Se detiene y nuevamente me cambian
los rostros, y los olores, pizarra nueva destino igual:

incierto.
¿Dónde esta la tuerta? ¿Cuántos pasos lleva el cojo?
Yo me bajo en la próxima estación.



1 comentario:

The Black Wizard dijo...

buena semblanza de lo que constituye una estación... muy ilustrativa maestro! saludos